El Paso Morado quiere parte de los beneficios económicos de los palcos de la Semana Santa de Lorca

Propone repartir entre las cuatro cofradías menores la recaudación de la venta de las sillas del Viernes de Dolores y del Domingo de Ramos

432

El Paso Morado quiere parte de los beneficios económicos de los palcos de la Semana Santa de Lorca.

El Paso Morado ha propuesto al resto de cofradías y al Ayuntamiento de Lorca el reparto de los beneficios económicos por la venta de sillas para presenciar las procesiones de la Semana Santa. Hasta ahora, el dinero por la venta de los palcos de la carrera oficial se reparte al 50% entre el Paso Blanco y el Paso Azul, las dos cofradías mayoritarias, y quedan al margen de ese beneficio el Paso Morado, el Encarnado, la Hermandad de La Curia y la Archicofradía del Resucitado.

El presidente del Paso Morado, Ángel Latorre, explicó a LA VERDAD que su propuesta pasa por repartir entre las cuatro cofradías menores la recaudación de los palcos correspondiente a las procesiones del Viernes de Dolores y del Domingo de Ramos. Son de pago desde hace unos años y las tribunas se venden a una cantidad más modesta. Los beneficios por esos dos cortejos rondan los 100.000 euros, según su estimación. El Paso Azul y el Blanco seguirían repartiéndose la recaudación por la venta de tribunas para los desfiles bíblico-pasionales de Jueves y Viernes Santo, que se venden juntas.

Latorre presentó esta iniciativa en la reunión que mantuvieron el martes el alcalde, Diego José Mateos, los presidentes de todas las cofradías, y el concejal de Semana Santa, José Luis Ruiz. El presidente del Paso Morado está convencido de que ese reparto «es algo justo. Es cuestión de hablarlo y trabajarlo, pero tenemos claro que no va a ser una tarea fácil», señaló.

Latorre aseguró que la desproporción entre la financiación de blancos y azules respecto a las demás cofradías «es muy grande». También reconoció que el gasto que asumen estos dos pasos es mucho mayor. «Queremos que el resto de pasos sean sostenibles, porque también hacemos una aportación importante a la Semana Santa», afirmó. El Paso Morado «no va a desistir» en su empeño y quiere que la medida se implante en la Semana Santa del año 2021.

Los grandes discrepan

Sin embargo, blancos y azules no están dispuestos a ceder. El presidente del Paso Azul, José María Miñarro, subrayó que «este es un tema zanjado. Las sillas son propiedad de blancos y azules, respeto la opinión del Paso Morado, pero para mí es un no rotundo». Miñarro añadió que «entiendo que necesitan el dinero y les apoyamos para buscar otras vías de financiación, pero no a través de las tribunas».

Así lo ven

Ángel Latorre, presidente del Paso Morado

«No es algo utópico, es lo justo, es cuestión de hablarlo y trabajarlo; queremos que nuestra cofradía también sea sostenible».

José María Miñaro, presidente del Paso Azul

«Creo que es un tema zanjado, las tribunas son propiedad de los pasos blanco y azul; apoyamos otras vías de financiación, esta no».

Lázaro Soto, presidente del Paso Blanco

«No voy a entrar en polémicas entre cofradías pero hay documentos que acreditan que las tribunas son de azules y blancos».

Alberto Secada, presidente del Paso Encarnado

Estaríamos encantados de que la propuesta fuera aceptada, pero blancos y azules dejaron claro que los palcos son suyos».

Diego Domínguez, presidente de la Hermandad de la Curia

«Vamos a apoyar soluciones en las que todas las cofradías estemos de acuerdo; si afecta a otras, tiene que haber consenso».

Por su parte, el presidente del Paso Blanco, Lázaro Soto, hizo hincapié en que «hay documentos que acreditan los derechos de blancos y azules sobre las tribunas. No quiero entrar en polémicas con las cofradías; entiendo sus reivindicaciones». Soto abogó también por buscar «otras fuentes de ingresos que favorezcan a los pasos menores».

Su homólogo del Paso Encarnado, Alberto Secada, reconoció que «estaríamos encantados de recibir el dinero de la venta de las sillas si la propuesta del Paso Morado fuera aceptada, porque no tenemos muchas fuentes de ingresos». Señaló que «me puede parecer justo, pero no depende de nosotros. Quedó muy claro que los palcos son de blancos y azules». Secada apostó por explorar posibilidades para que las cofradías más pequeñas obtengan más dinero, pero «todavía no ha habido propuestas» en ese sentido.

El presidente de la Hermandad de la Curia, Diego Domínguez, aseguró a este diario que «vamos a apoyar soluciones en las que todos estemos de acuerdo; no vamos a entrar en conflicto». Para Domínguez, «cualquier mejora en la financiación de las cofradías, si afecta a otras, tendría que hacerse de forma consensuada».

El concejal de Semana Santa, José Luis Ruiz, dijo que este es un asunto que hay que abordar en profundidad y con consenso. «No se puede tomar una decisión porque quiera un paso». El hecho de que no exista un cabildo de cofradías dificulta este tipo de resoluciones, reconoció.